• Asfaltado muy deficiente en varios tramos, que supone riesgo alto de caídas, necesita mejoras y bien hechas, es decir, de forma homogénea y sin parches
  • Color rojo, si no en todo el carril, al menos en las intersecciones para aumentar la visibilidad y reducir riesgo de accidente, por ejemplo:
    aplicación de una lechada bituminosa pigmentable que, además de dar color
    al asfalto, corrige las irregularidades del pavimento y uso de bolardos de color rojo.
  • Semáforos en ámbar intermitente para vehículos durante verde para bicicletas y peatones suponen un grave riesgo, que aumenta aún más la peligrosidad de las intersecciones. Deben ser sustituidos TODOS por semáforos en ROJO.